Mujer embarazada y cuidados en el embarazo



Ventajas de un seguro privado durante el embarazo

Aegon  - Seguros salud privados embarazo

El embarazo es, probablemente, uno de los momentos más importantes en la vida para las mujeres: la mayoría sólo quiere lo mejor para sus hijos desde el primer momento. Por eso muchas futuras madres optan por adquirir un seguro de salud privado que les dé cobertura durante el embarazo y el parto.

Son muchas las pruebas y atenciones médicas necesarias durante la gestación, por eso es importante elegir bien entre la oferta de las aseguradoras. Se pueden consultar los cuadros médicos en las páginas web de las mismas, determinando lo que queremos a través de un formulario que te permite elegir la localización, el tipo de seguro o la especialidad del facultativo. No sólo hay que tener en cuenta al ginecólogo, sino también los horarios y cercanía del centro.

Por otro lado es muy importante también tener en cuenta la atención sanitaria que tendrá el bebé. Normalmente, con la llegada de un nuevo miembro a la familia, las aseguradoras aumentan la cuota, por lo que conviene revisar bien las coberturas y los tratamientos a los que tenemos derecho.

Ventajas frente a la Sanidad Pública

Una de las ventajas que la Sanidad Privada ofrece y la Seguridad Social no, es la de poder cambiar de médico una vez elegido uno para nuestro bebé. También podremos elegir libremente el centro en el que dar a luz y optar por tener una habitación individual tras el parto.

Pero, sobre todo, otro punto fuerte de la sanidad privada en el embarazo es el de no tener listas de esperas para las pruebas y controles, que son bastantes: generalmente serán cada cuatro semanas hasta la semana 36, cada dos hasta la 38 y semanalmente hasta el final del embarazo.

Algunas de las más importantes son la primera ecografía para determinar si el feto está vivo (sobre la semana 12), si hay más de un embrión y si existen malformaciones.  También es importante la primera analítica para descartar Síndrome de Down y defectos del tubo neural, así como la ecografía morfológica de la semana 20. Más adelante, una prueba imprescindible es el test de 0’ Sullivan, para detectar posible diabetes gestacional.

La ecografía de la semana 34 y los análisis de la 35-36 también se piden siempre para controlar el correcto desarrollo del bebé y el estado de salud de la madre, así como el cultivo vaginal para la detección de estreptococo.

Finalmente, cuando se aproxime la fecha del parto, llegan las monitorizaciones fetales, que se repiten periódicamente hasta que nazca el bebé.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s